Cómo equilibrar la maternidad y el trabajo en tecnología

“La diversidad, la creatividad y la innovación van juntas”. Lo afirma Sigal Shaked, cofundadora y directora de Tecnología de Datomize, una empresa con base en Tel Aviv que ayuda a impulsar los modelos de aprendizaje automático respecto al rol de las mujeres en la tecnología.

Al respecto, un estudio de investigación realizado por el Centro Nacional de Mujeres y Tecnología de la Información de Estados Unidos mostró que «la diversidad de género tiene beneficios específicos en los entornos tecnológicos», lo que podría explicar por qué las empresas de tecnología crearon iniciativas para aumentar el número de postulantes mujeres y reclutarlas de una manera más eficaz para retenerlas por más tiempo y darles la oportunidad de avanzar. Pero ¿es suficiente?

En realidad, para las madres que trabajan los desafíos son todavía mayores, ya que se dedican en simultáneo a cuidar y a ayudar a sus hijos. Se sabe que las madres tienen menos probabilidades de ser contratadas, entrevistadas y de ascender en sus carreras.

Desafíos a enfrentar

La pandemia dejó en evidencia que trabajar ha tenido un costo enorme, sobre todo, para las madres. Al respecto, Girls in Tech, una organización mundial sin fines de lucro que trabaja para eliminar la brecha de género en la tecnología, suma el efecto devastador de COVID-19 para las mujeres que trabajan en tecnología.

En este sentido, Dana Sumpter, profesora asociada de Teoría Organizacional y Management en Graziadio Business School y Mona Zanhour, profesora asociada de Management y Recursos Humanos en California State University, recomiendan algunas formas para que  los gerentes puedan garantizar que las madres permanezcan en el trabajo, durante la pandemia y después: brindar certeza y claridad, corregir las expectativas laborales y continuar mostrando empatía, entre otras.

Cómo empoderar a las mujeres madres

(Fuentes: Harvard Business Review, Forbes y CIPPEC)

  • Brindar certezas: la ansiedad y la inseguridad laboral han incrementado el estrés. Por eso, es importante que el o la líder comunique claramente las expectativas laborales, los estándares de desempeño y qué decisiones se están tomando y por qué.
  • Calibrar expectativas: la disolución de fronteras entre la vida familiar y profesional de las madres requiere de una reformulación en las dinámicas del trabajo. La comprensión de los/as jefes aumenta el compromiso del equipo.
  • Continuar con la empatía: los/as gerentes deben preguntarles de manera proactiva a sus empleados/as qué necesitan, cómo se sienten y si se sienten cómodos con su trabajo. Mostrar vulnerabilidad y compasión en el lugar de trabajo promueve una mayor colaboración y una menor rotación.
  • Balancear entre el trabajo y las responsabilidades familiares son dimensiones esenciales de cualquier esquema de tiempo de trabajo decente. Por ejemplo, una semana laboral comprimida o una jornada laboral más corta pueden reducir el agotamiento. Los gerentes pueden permitir que sus empleados/as realicen los trabajos en la medida de sus posibilidades.
  • Readaptar roles: en un ambiente prominentemente masculino, Edie Ashton, principal IT de Carlyle Group, asegura que el mundo de la tecnología ha evolucionado mucho y presenta diversos ámbitos para los que no se necesita un conocimiento técnico profundo. Son roles mayormente centrados en conocer la estrategia de negocios y los desafíos que las soluciones tecnológicas pueden ayudar a resolver. Resultan más compatibles a la hora de equilibrar el bienestar, la maternidad y el trabajo. 
  • Implementar licencias de paternidad equitativas: en Suiza, por ejemplo, la licencia de los padres es obligatoria y es una de las claves para lograr una mayor la igualdad en el lugar de trabajo, a fin de alcanzar la corresponsabilidad social de las tareas de cuidado.

En línea con estas sugerencias, Allison Robinson, fundadora de The Mom Project, un proyecto que nace en Chicago y conecta a mujeres de todo el mundo, afirma: “Creé un espacio disruptivo de trabajo para las madres para que no tengamos que elegir nunca más entre nuestras familias y nuestras carreras. La iniciativa surge de entender que las madres tienen mucho para ofrecer, pero los lugares de trabajo no fueron diseñados pensando en ellas”. Por eso, The Mom Project está cambiando la forma de trabajar de las mujeres y redefiniendo las estructuras profesionales al brindarles oportunidades laborales reales. 

En Estados Unidos, el 43 % de las mujeres deja el trabajo después de ser madres. Esta iniciativa intenta revertir la tendencia a través de la generación de  un mercado (una plataforma de 400.000 madres). Algo así como una comunidad de talentos digitales que conecta a mujeres profesionales con empresas alrededor del mundo que entienden el valor agregado y las experiencias que estos perfiles traen a las compañías, con la convicción de que la diversidad de perspectivas es clave para impulsar los negocios.

Con estos resultados a la vista, es claro que las mujeres no deberían tener que decidir entre progresar en sus carreras o convertirse en madres. Puede parecer una elección fundamental, pero no debería serlo. En definitiva, es necesario seguir impulsando el camino ―desde las empresas y desde las políticas― para lograr un  equilibrio real que no deje de lado la equidad de oportunidades.

Publicado el