Cómo hacer para que haya más mujeres negras en el mundo de la tecnología

Son apenas el 3 % en una industria que necesita más diversidad. Muchas de ellas han llegado a posiciones de liderazgo y conducen iniciativas para promover la inclusión de mujeres negras ―desde las niñas hasta las que ya pertenecen a la fuerza de trabajo― y apoyar su carreras.

Según el Centro Nacional de Mujeres y Tecnología de la Información, que difunde datos sobre la inserción de mujeres y niñas en el sector tecnológico en los Estados Unidos, las mujeres de color representan solo el 11 % de la fuerza laboral en el terreno de la informática y las matemáticas y las mujeres negras, apenas el 3 %. 

Hace tiempo que en el mundo corporativo se asume que una fuerza laboral diversa permite identificar, atraer y ganar una base de clientes igualmente diversa. Y esto tiene un impacto en los beneficios y los ingresos. Al respecto, Rosalind Hudnell, directora de Diversidad e Inclusión Global de Intel, afirma que las empresas no pueden tener éxito si no trabajan con equipos diversos y menciona que, en la industria de la tecnología, si la innovación es clave, la diversidad le sigue en importancia. Así y todo, todavía queda mucho camino por recorrer en la inclusión de mujeres negras en el sector. 

Históricamente, para los profesionales negros siempre fue mas difícil progresar en sus carreras. Según el estudio Being Black In Corporate America: An Intersectional Exploration, realizado por el National Opinion Research Center de la Universidad de Chicago junto con el Center for Talent Innovation, se estima que llegar a determinado objetivo puede llevarles el doble de tiempo que a las personas blancas. Y para las mujeres el estigma es aún mayor.

Sobre cómo mejorar la representación dentro del universo tecnológico, Gwen Houston, exdirectora de Diversidad de Microsoft, subraya que se necesita contar con un compromiso desde la cima de las empresas y que para lograr equidad e igualdad de oportunidades hay que considerar no solamente la forma de reclutar, sino también la de retener el talento. El trabajo por la inclusión laboral no termina en el momento de la contratación, sino que continúa una vez que las personas ingresan a la empresa. Houston destaca que el primer paso que los líderes deben dar para mitigar las desigualdades es mirar hacia adentro: analizar sus culturas corporativas y reformularlas de ser necesario.

Un informe de 2017 del Kapor Center, una organización de California que trabaja para hacer que la tecnología sea más diversa e inclusiva, estudió el terreno: descubrió que había una mayor rotación entre los grupos subrepresentados y analizó las razones por las que los empleados dejaban voluntariamente sus trabajos. En pocas palabras: la cultura de la empresa afecta en gran medida la capacidad de retener el talento. 

Frente a esta realidad, en 2019, Jacinta Mathis y Netta Jenkins fundaron Dipper, un espacio digital seguro en el que personas de color comparten sus experiencias. Mathis cuenta que suelen observar que a los aspirantes a un puesto, en cualquier nivel de una compañía, les interesa saber cómo es la demografía de la empresa y de qué manera podría afectarlos. “Mucha gente se pregunta: ‘¿Hay otras personas como yo?’ Quieren saber cómo se identifican culturalmente sus compañeros, cómo pueden conectarse con las otras personas en ese plano», relata.

La cultura interna

Para empezar a revertir la subrepresentación de las mujeres negras en el mercado tecnológico, las empresas tienen que abrirse a hablar sobre el tema, aunque sea una conversación incómoda y ―la mayoría de las veces― liderada por blancos. Solo así llegarán a saber qué hacer para que ellas elijan las empresas tecnológicas. Es importante salir a buscar al colectivo y saber cómo hacerlo.

No se trata, asegura Houston, de bajar los estándares para privilegiar el objetivo de contratar mujeres negras, que suele ser un argumento ―falaz― para oponerse a este tipo de acciones afirmativas. 

Las mujeres negras han estado a la vanguardia en la búsqueda de soluciones a la subrepresentación en el mundo tecnológico, tanto impulsando el cambio dentro de las empresas como creándolo ellas mismas, aprovechando la variedad de ocupaciones STEM para ubicarse más fuertemente dentro de un sector cada vez más diverso. Por un lado, muchas crearon iniciativas para conectarse entre sí y, por otro, también lograron posicionarse como líderes de empresas.

El camino que han recorrido para lograrlo no fue sencillo. Debieron enfrentar espacios de trabajo poco inclusivos, con sesgos negativos respecto de su capacidad profesional y actitudes racistas de explícitas a sutiles. 

A continuación, algunas iniciativas lideradas por mujeres negras para que la industria sea más equitativa:

Black Women Talk Tech

Cuando se conocieron, Esosa Ighodaro, Lauren Washington y Regina Gwynn enfrentaban el desafío de hacer crecer y escalar sus propios negocios, además del hecho de que a menudo eran las únicas mujeres negras en una reunión. En 2017, se unieron para crear Black Women Talk Tech, una plataforma para que mujeres negras fundadoras de negocios se apoyen mutuamente y ayuden a hacer crecer las empresas de las demás.

Esosa Ighodaro es la cofundadora de Nexstar, una plataforma que ayuda a automatizar las campañas de marketing de influencers a escala, para empresas Fortune 1000 enfocadas principalmente en alimentos, belleza y viajes. 

Lauren Washington es la cofundadora de Fundr, una plataforma que ayuda a automatizar la inversión inicial entre inversores ángeles y nuevas empresas. 

Regina Gwynn es la cofundadora y directora ejecutiva de TresseNoire, una aplicación virtual que brinda asesoramiento experto gratuito sobre el cuidado del cabello, productos y servicios de belleza para mujeres de color.

Reboot Representation

La coalición tecnológica Reboot Representation está trabajando en duplicar el número de mujeres de grupos subrepresentados que reciben títulos de informática,para 2025. Su CEO es Dwana Franklin-Davis.

Black Women in Tech

Flavilla Fongang es una de las cinco mujeres más influyentes en el mundo de la tecnología. Autora de 99 estrategias para conseguir clientes, oradora internacional, asesora en estrategias de marca y creadora del podcast Tech Brains Talk, también fundó TLA Black Women in Tech, una organización global sin fines de lucro, con sede en Londres, dedicada a crear oportunidades para las mujeres negras en empresas de tecnologías junto a los puentes necesarios en ambas partes.

Aprille Ericsson

La ingeniera aeroespacial Aprille Ericsson es la nueva líder comercial de la División de Tecnología y Sistemas de Instrumentos en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA. Entre sus tareas está la de ayudar a las pequeñas empresas a colaborar con universidades para resolver algunos de los desafíos de investigación y desarrollo más urgentes que enfrenta el Gobierno de los Estados Unidos. También es miembro de la Junta de Educación Superior y Fuerza Laboral de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina. Durante más de 30 años de carrera, Ericsson ha desempeñado un papel crucial en el avance de la ciencia y el desarrollo de nuevas tecnologías en el campo aeroespacial.

Black Girls CODE

En 2011, Kimberly Bryant fundó la organización sin fines de lucro Black Girls CODE, que promueve programas y clases de codificación para niñas y quiere llegar a capacitar a un millón para 2040.

Cómo pasar a la acción 

Los consejos de Gwen Houston, especialista en diversidad, para lograr mayor equidad racial y de género:

  • Mostrar compromiso desde la cima del liderazgo.
  • Brindar capacitaciones dentro de la empresa.
  • Invertir en equidad.
  • Fomentar conversaciones sinceras sobre la propia cultura corporativa.
  • Ver a las personas como individuos, conocer su historia. Crear empatía en el lugar de trabajo para que las mujeres negras no se sientan solas ni invisibilizadas. Cuando se conoce a la persona es más fácil acompañarla en su carrera.
  • Crear iniciativas de aprendizaje y desarrollo: diálogos sobre las diferencias.
Publicado el