Un llamado de atención sobre la salud mental de los jóvenes LGBTQ+

De cada diez, siete refieren síntomas de ansiedad; seis, de depresión y cinco, pensamientos suicidas. Así surge de una encuesta realizada entre jóvenes LGBTQ+ por The Trevor Project. A pesar de los avances en materia de derechos, el entorno sigue siendo hostil y se necesitan acciones de acompañamiento.

El 52 % de jóvenes transgénero y no binarios de los Estados Unidos contemplaron seriamente la posibilidad de suicidarse en 2020 durante la pandemia. Más de la mitad pensó que sería mejor estar muerto antes que vivir con el aislamiento, la soledad, la intimidación y ser el blanco de los políticos y activistas que impulsan la legislación antitrans. Así lo registró una encuesta  a jóvenes LGBTQ+ realizada en mayo pasado por The Trevor Project, una organización global que trabaja con la intervención en crisis y prevención de suicidios para jóvenes LGBTQ+; la más grande del mundo en su tipo. En el mismo estudio, el 72 %  dijo haber sufrido los síntomas de ansiedad generalizada y el 62 %, los de un trastorno depresivo mayor.

El trabajo muestra que las juventudes que integran el colectivo LGBTQ+ son más propensas a sufrir  ansiedad, depresión y hasta tener pensamientos suicidas. Y esto, según muestran los resultados, está relacionado con la existencia ―o no― en sus comunidades de legislaciones que los priven de sus derechos y con la posibilidad de acceder a un cambio de nombre de acuerdo a la identidad asumida. El rechazo, la discriminación social o el daño físico por parte de amigos o familiares son los disparadores más comunes que ponen en riesgo la salud mental a  jóvenes LGBTQ+. Son más  vulnerables quienes han experimentado la terapia de conversión o intentos de otros de forzar un cambio en la orientación sexual o identidad de género.

Frente a esta realidad, si no se recibe ayuda en el corto plazo, los síntomas como la depresión y la ansiedad se pueden agudizar y derivar en pensamientos suicidas con el tiempo. Por eso, es fundamental hablar de salud mental dentro del colectivo. Hoy más que nunca, sobre todo si se tiene en cuenta que, según revela el mismo sondeo, el 70 % de los jóvenes LGBTQ+ declaró que su salud mental era “mala” la mayor parte del tiempo o permanentemente durante la pandemia de la COVID-19.

Amy Green, directora de investigación de The Trevor Project, amplía: “Vemos esto en particular con aquellos que son trans, no binarios y jóvenes de color LGBTQ+”. La construcción de la identidad sexual está intrínsecamente relacionada con factores interseccionales ―biológicos, sociales, culturales, psicológicos― que confluyen en la autopercepción de una persona e inciden en el desempeño de su rol social. Al respecto, Francis Kuehnle, enfermera y especialista en género, asegura que la construcción de la identidad sexual en los y las jóvenes LGBTQ+ puede ser difícil de manejar, ya que se trata de experiencias de mayoría de edad (coming of age) no tan típicas que se suman a los dilemas psicosociales tradicionales. 

Crecer no es fácil, y menos para alguien que está intentando afirmar y conocer su orientación sexual, identidad o expresión de género en contextos hostiles. It Gets Better Argentina, una organización sin fines de lucro que se propone “elevar, empoderar y conectar a jóvenes LGBTQ+ alrededor del mundo”, difunde videos hechos por adolescentes en los que hablan sobre temas como el aislamiento y la integración, comparten experiencias de discriminación y de hostigamiento y cuentan cómo pudieron atravesarlas. Se trata de una iniciativa que fue diseñada en los Estados Unidos y también se pone en práctica en Chile y que no apunta específicamente a la prevención del suicidio como The Trevor Project, pero la incluye implícitamente al trabajar en salud mental.

Precisamente, un estudio de Unicef sobre suicidios en adolescentes destaca “la comunicación virtual y la participación de las y los adolescentes en la producción de los mensajes dirigidos a sus pares en las iniciativas de prevención de la conducta suicida”. Para actuar sobre una realidad como la que muestra la encuesta de The Trevor Project, se necesita abordar la salud mental de los y las jóvenes del colectivo y facilitarles contextos en los puedan  acceder a las experiencias positivas que necesitan. 

Ofrecen ayuda:

The Trevor Project: ofrece programas gratuitos de prevención del suicidio e intervención en crisis en las plataformas que más usan los y las jóvenes. Cuenta con una línea telefónica 24/7, chat, mensajes de texto y  plataformas de redes sociales. También administra el TrevorSpace ―el sitio de redes sociales de espacio seguro más grande del mundo para jóvenes LGBTQ+― y opera programas de educación, investigación y defensa de los derechos del colectivo.
Redes:
IG y Twitter: @TrevorProyect
FB: TheTrevorProject

It Gets Better Argentina: es una organización global sin fines de lucro. Entre sus iniciativas participativas, difunde videos hechos por adolescentes en los que hablan sobre temas como el aislamiento y la integración, comparten experiencias de discriminación y de hostigamiento y cuentan cómo pudieron atravesarlas.
Redes:
IG:@ItGetsBetter/ ItGetsBetterArg. Tiene cuentas por país. 
Twitter: @ItGetsBetter/ ItGetsBetterArg. Tiene cuentas por país.
FB: ItgetsBetterArgentina

American Foundation for Suicide Prevention (AFSP): es una organización estadounidense que trabaja para prevenir el suicidio y acompaña a quienes han perdido un ser querido en esas circunstancias. Propone programas comunitarios para compartir experiencias, promueve el intercambio en línea y ofrece recursos prácticos para hablar con personas en riesgo y contener a aquellas que hayan enfrentado una pérdida.
Contacto: https://afsp.org/about-afsp

Publicado el